FR  DE  EN  ES  PT
Thema Orte Personen
Staatsarchiv Wallis – Mediathek Wallis – Walliser Kantonsmuseen
Accueil | Inicio | Historia | La emigración de población | El Estado y la emigración | Cuestiones comunales, cantonales y federales

Cuestiones comunales, cantonales y federales

Las primeras colectividades públicas que atañe la emigración son las comunas. Entre las instancias estatales, las autoridades comunales son las que están mejor situadas para conocer las situaciones de precariedad que son el motivo más frecuente para emigrar.
Las primeras colectividades públicas que atañe la emigración son las comunas. Entre las instancias estatales, las autoridades comunales son las que están mejor situadas para conocer las situaciones de precariedad que son el motivo más frecuente para emigrar.

La ley cantonal sobre la indigencia del 23 de mayo de 1827, que prohibía esta última, encarga crear comités a las comunas para la asistencia pública así como fondos especiales de beneficencia. Un decreto del 29 de julio de 1850 prevé el establecimiento de comités de beneficencia, pero èstos fueron raramente instituídos antes de fin de siglo, las comunas a regañadientes aplican las prescripciones cantonales en materia de asistencia. Entonces es frecuente que el cantón o, a veces, que otras comunas las deban sustituir.

Este contexto permite explicar, al menos en parte, el interés que  ciertas comunas han podido encontrar en la emigración, prefiriendo a veces financiar la partida al extranjero de los pobres y de las personas consideradas indeseables y abandonadas por sus familias antes que de proveerles de asistencia pública. Las autoridades cantonales, aunque se defienden de eso públicamente, recurren igualmente a esta « emigración de desembarazo », especialmente para expulsar al extranjero a los presos y condenados que, a veces, estos mismos solicitan, prefiriendo el barco a la prisión.

La doctrina oficial del cantón en materia de emigración desea ser de inspiración liberal, es decir que el gobierno, frente a un fenómeno que deplora a menudo severamente, ni la traba ni la favorece. Es de notar que conservadores y radicales acordaron sobre esta misma concepción de la emigración y convergieron en una misma respuesta política en este sentido. Entonces se tratará para el cantón, desde 1856 de regular la emigración y de controlar las condiciones, especialmente por medidas de la policiía imponiendo patentes a las agencias de emigración. A partir de la mitad de los años 1860,la emigración va a devenir regularmente un tema de los programas electorales.

Al Estado federal le atañe también directamente la partida al extranjero de cientos de miles de suizos durante el siglo 19 y el primer cuarto del siglo 20. Aunque no esté incluída en la Constitución Federal de 1848 y ella toma nota de los cantones, la cuestión de la emigración constituirá una de sus primeras preocupaciones en materia de política demográfica de la Suiza. El gobierno dictará asimismo disposiciones legales en la materia e intervendrá para regular el mercado de la emigración. Sus tomas de posición están inspiradas en la misma doctrina liberal que a nivel cantonal, como lo testimonia el mensaje del Consejo Federal del 24 de diciembre de 1880: « No perdamos de vista que la fuerza activa es también un mercado que, con razón, desea emplearse libremente. (..) El Estado que estimula la emigración es también quien lo impide, en peligro de interrumpir la circulación de las fuerzas obreras ».

Referencias

Gérald Arlettaz, « L’émigration, un enjeu politique cantonal et national (1848-1888) », dans Vallesia, 46 (1991), p. 67-81.

Gérald Arlettaz, « Démographie et identité nationale », dans Etudes et sources, 11 (1985), p. 83-180.

 

Powered by 
 - Gehostet auf dem wissenschaftlichen Netzwerk Wallis VSnet
Musées Cantonaux, 4350 2016/3 2/7
Musées Cantonaux, 4350 2016/3 2/7
Musées Cantonaux, 4350 2016/3 2/7
Musées Cantonaux, 4350 2016/3 2/7
Département de l’Intérieur 356.26
Département de l’Intérieur 194.4.1